El método Dropshipping, cuya traducción literal es triangulación de envíos, es una forma de intercambio comercial de compra-venta de productos y servicios a través de Internet. Usualmente, el proceso está asociado a una página web y un vendedor (mayorista generalmente).

La página web publica los productos del vendedor al precio que desee y cuando un cliente compra un producto, la página a su vez se lo compra al vendedor quien se encarga de hacer el envío directamente al cliente por sus propios medios. Cabe destacar que, el precio de venta publicado debe incluir lo que espera ganarse la página web al ser el intermediario.

Este es uno de los métodos más utilizados en las plataformas de ventas online en todo el mundo y son muchas las ventajas que este sistema de intercambio tiene. Una de las más significativas es que no es necesario contar con una cantidad determinada de productos en una bodega o un almacén, al contrario, el stock depende de la disponibilidad que tenga el vendedor.

Esto genera ahorro en gastos asociados a transporte, costos de almacenaje y pago de nómina a los ayudantes o al personal de bodega. Así mismo, es una buena alternativa para aquellos comerciantes que están iniciando su negocio propio y que desean emprender usando poco presupuesto. Con el método Dropshipping, los vendedores también pueden obtener mayor volumen de ventas y satisfacción en las experiencias de compra de los clientes.

Cómo hacer un buen uso del método Dropshipping:

Un punto que se debe tomar en consideración es la logística para el envío de los productos, pues en el sistema Dropshipping esto depende del tiempo acordado con los vendedores. Por lo tanto, es aconsejable establecer un plazo para la entrega de los pedidos, de esta manera el cliente quedará completamente satisfecho con la transacción acordada y efectuada.

Por otra parte, es necesario que el cliente sepa que el sitio web es realmente un habilitador dentro del proceso, pues no cuenta con la mercancía al momento de hacer la compra. Esta aclaratoria evitará complicaciones posteriores con ambas partes.

De igual forma, aquellas personas que están interesadas en convertirse en vendedores bajo este modelo, deben tener muy claro el alcance con el que cuentan para la entrega efectiva de los productos comercializados. Para llevar a cabo esta ardua tarea es necesario tener un servicio de mensajería o paquetería, que permita el transporte del artículo según su peso y destino.

Adicional, es importante realizar algunas pruebas de compra antes de que algún cliente haga un pedido grande. De esta manera, se puede medir con exactitud el tiempo de entrega del vendedor y la calidad con la que viene empacado el producto.

La facturación también es un factor que debe quedar claro con el cliente final. Actualmente, muchos vendedores envían el comprobante de forma digital para evitar inconvenientes de pérdida o extravío durante la entrega. No obstante, es fundamental que la factura sea entregada en caso de ser necesaria una devolución debido a alguna inconformidad con el artículo.

Método Dropshipping VS el método Marketplace:

Una de las diferencias más importantes entre ambos procesos es que con el Marketplace, los intermediarios, es decir los portales de comercio electrónico son los encargados de gestionar toda la logística: atención al cliente, guías y recolección para envío del producto, etc. Sin embargo, son las marcas, o vendedores, los que realmente están vendiendo y publicando los productos bajo su propio nombre en el sitio.

De igual forma, las plataformas online dedicadas al comercio a través de Marketplace usualmente han hecho un buen nombre al encargarse del posicionamiento del sitio web haciendo uso de las herramientas de marketing digital y SEO. Está en una ventaja competitiva, ya que los productos tendrán un mayor alcance y por tanto los potenciales compradores aumentarán.