Con el constante cambio en las ciudades, el incremento en las restricciones viales y el aumento en el comercio electrónico, la logística de última milla se ha convertido en el principal reto de los operadores logísticos en Colombia y el mundo.

El comercio electrónico ha aumentado la complejidad en nuestra operación, teniendo que usar más recursos para satisfacer la demanda, no necesariamente por un mayor número de unidades, si no, por las exigencias de tener una mayor simultaneidad y mayor número de paradas (entendida como un punto donde el vehículo para a recoger y/o entregar), lo que afecta directamente la productividad de cada vehículo.

Cuando comparamos la productividad de un recurso, hablando de un camión integrado de 4.5 toneladas con su tripulación asignado a un sector comercial, versus el mismo recurso, pero asignado al sector residencial se evidencia una diferencia de hasta un 30% menos de productividad al final del día. Otra evidencia es el número de paradas que tiene cada una de estas rutas, el sector residencial puede tener programadas hasta 3 veces más paradas que otros sectores.

Eso obedece a varios factores que significan el gran reto:

· Mayor porcentaje de devoluciones
· Mayor complejidad en la logística de reversa
· Menos unidades por kilómetro recorrido
· Zonas de difícil acceso con menor circulación
· Zonas con déficit de parqueaderos o bahías comunes
· Actividades de instalación o puesta a punto del producto
· Un 50% o más de paradas por ruta
· Necesidad de acordar citas con los clientes
· Unidades cada vez más pequeñas por el comercio electrónico

Sin embargo, todo esto es una nueva realidad de mercado que nos ha traído la era de la digitalización, es un fenómeno que año tras año viene creciendo. Según el informe de e-commerce foundation “la penetración del internet en la población mundial viene creciendo a tasas del 6% y 8% anual, y un crecimiento importante en las preferencias de compras online de los consumidores”.

En el Grupo Logístico TCC, desde nuestra área de Desarrollo Logístico, venimos estudiando este tipo de fenómenos, para rediseñar nuestro modelo de negocio y atender estas nuevas necesidades, que son una realidad en el corto plazo, donde debemos sumar esfuerzos entre el gobierno y las empresas para desarrollar entornos productivos sin tener que afectar la movilidad de una ciudad o agudizar el problema de contaminación que tenemos hoy en nuestras principales ciudades colombianas.

Es por eso que, este año adquirimos 82 vehículos de última tecnología enfocados en atender las necesidades del sector residencial de todo el país. Dentro de esos 82 vehículos adquirimos 70 vehículos Citroën con tecnología Euro V y 12 vehículos Renault Kangoo eléctricos para la ciudad de Medellín, sumados a los 4 que ya teníamos.

Lo anterior se convierte en reducción de consumo de combustible y disminución de la huella de carbono, pues la producción de CO2 al año será del 28% menos: “En los últimos 7 años hemos disminuido nuestra huella de carbono en un 22.2% y desde el año pasado la compensamos en un 96.2% “. Diego Fernando Mantilla Ortiz, Presidente Ejecutivo del Grupo Logístico TCC.

Todo esto obedece a una estrategia de aumentar la productividad en el sector residencial, lo que nos obliga como expertos en logística a:

· Rediseñar nuestro proceso de planeación de última milla.
· Implementar sistemas de información de clase mundial
especializados en la última milla.
· Implementar una torre de control que nos ayude a administrar todos estos recursos.
· Implementar nuevas herramientas que faciliten el manejo de la mercancía,
mitigando el riesgo de lesiones y averías de producto.
· Pensar diferente la última milla usando nodos urbanos que incrementen la productividad.
· Usar medios de transporte más eficientes como bicicletas y vehículos eléctricos.

Estamos seguros de que es necesaria la innovación en estos procesos acompañado de tecnología y una nueva visión de la logística. Nosotros continuaremos avanzando en adoptar e implementar nuevas tecnologías para satisfacer a nuestros clientes y en aportar al desarrollo de un sector logístico más sostenible.

Carlos Andrés Abello Henao
caabello@tcc.com.co