Para hacer crecer una tienda de comercio electrónico se debe contar con una logística impecable que garantice la satisfacción de las partes que componen la cadena; es decir, tanto clientes como vendedores.

Uno de los principales retos que tienen los vendedores a la hora de realizar el envío de un producto tiene que ver con el embalaje.  De hecho, una gran cantidad de devoluciones están relacionadas con un empaque defectuoso que deteriora el contenido o genera una mala experiencia de compra; esto no necesariamente es un proceso que involucra solo a la empresa que realiza la logística. Por eso, a continuación damos algunas recomendaciones para evitar daños de la mercancía durante el traslado:

  • Asegúrese de despachar el producto con su empaque original y en perfectas condiciones.
  • Recuerde que cada producto requiere cuidados especiales. Por ejemplo, si es un mueble de grandes dimensiones es necesario reforzar la seguridad de las esquinas. Si es un perfume de vidrio debe usarse una bolsa de seguridad o caja en la que se incluya una cantidad considerable de papel burbuja o algún material de relleno.
  • No olvide etiquetar sus productos de acuerdo a sus características, es decir, si es delicado, adhiera una etiqueta que diga “frágil”, así el operador logístico sabrá que debe tratarlo con mucho más cuidado al momento de transportarlo.
  • Si va a usar una bolsa de seguridad, cerciórese de sellar la zona correcta para que, durante el proceso de envío, el contenido no se salga o no lo saquen fácilmente .

Ahora bien, otro de los requerimientos de los vendedores en este tipo de comercio es el que hace referencia al despacho como proceso. La compañía de logística seleccionada debe garantizar que el procedimiento de envío sea lo más sencillo y rápido posible.

Así, es fundamental que pueda gestionar de forma eficiente la compra que se realice en cualquier lugar del territorio de cobertura, que tenga capacidad de hacer recolección y que ofrezca un seguro contra averías y siniestros etc.  De esta forma, el vendedor solo tendrá que preocuparse por empacar bien su producto, imprimir la guía correspondiente y entregar.

Sin embargo, es importante recordar:

  • Los pedidos con más de un artículo, que no quepan en un solo paquete, deberán ser empacados en distintas bolsas y/o cajas. Cada uno de estos deberá tener la guía de la transportadora correspondiente a cada producto. Por ningún motivo se debe utilizar una sola guía para más de un paquete.
  • Una vez este listo el producto para ser despachado, es fundamental solicitar el sello y firma del Auxiliar Logístico que recibe los paquetes, así se podrá comprobar que estaban cerrados y en perfectas condiciones. Este comprobante deberá conservarlo hasta que el pedido haya llegado hasta la puerta del cliente final.

Finalmente, es vital para un vendedor tener un proceso de logística inversa adecuado, apoyado por el operador logístico, en el que se le garantice que el paquete devuelto llegue de nuevo a sus manos en perfectas condiciones, en un tiempo razonable y que el cliente no tenga dificultades a la hora de realizar la devolución.